EME

Título: Apuntes para las militancias. Feminismos: promesas y combates
Autora: María Pia López
Editorial: EME (Estructura Mental a las Estrellas)
Colección: Plan de Operaciones

DESCARGAR

Epílogo: Escrito en la urgencia de un escenario dramático. Con la certeza de que las derechas que combatimos son asesinas. Con el saber de que hay una creación colectiva en juego, que esa creación es potente y en ella puede abrevar una fuerza antineoliberal. Escrito desde la alegría de estos años de movilizaciones, en las que nos encontramos y transformamos mutuamente, en el propio encuentro callejero. Es un libro que no quiere ser libro, sino material de agitación, de circulación, de provocación.
Menos un tratado con posiciones cerradas que recorrido por una geografía de problemas. Menos afirmaciones taxativas que una serie de hipótesis y argumentos para la discusión. En situaciones complejas hay que evitar atajos que parecen sencillos.
Mejor poner sobre la mesa matices, obstáculos, querellas. Tampoco manual: no hay recetas ni modos de hacer. Sólo cuestiones. Apuntes para las militancias: las díscolas, las tenaces, las peleadoras, las de distinto signo político, las preguntonas, las que prefiguran, con su perseverancia y su fuerza alegre, el mundo futuro.

Título: Casino Casa Grande
Autora: Mariana Muscarsel Isla
Editorial: EME (Estructura Mental a las Estrellas)
Colección: Fin de lo mismo

DESCARGAR

Esta es una novela deliciosa, escrita con libertad y desparpajo, fresca, divertida y también dolorosa. Es una novela de iniciación para tres: para el personaje, que empieza siendo una nena y termina siendo una chica; para la autora que publica esta, su ópera prima, y para vos, lectora, lector, que vas a descubrir a una escritora artista. Vas a leer la historia de Bruna, una nena que tiene una hermana, Flora; una madre, un padre, una tía, una abuela y una tía abuela. Que se planta en filiaciones en diagonal: la tía, la tía abuela; quizás para fugarse del loop de su familia, arrastrada para abajo, para arriba y otra vez para abajo por un padre sin cabeza. Que atraviesa un duelo organizando una investigación en torno a su tía Estela (¿hacía pis parada?, ¿su amiga era su novia?). Que se da al cine casero, un porno absurdo y encantador de choclos de plástico; una de Marvel con saltos imposibles filmados en el momento del arrojo y –elipsis salvadora– en el de la caída. Que describe los dibujos mutilados de su hermana con gracia poco frecuente aún en los catálogos de arte contemporáneo. Todo en una ciudad asediada por una represa que en cualquier momento termina de fisurarse y los ahoga.
Entrá, vas a ser feliz cada página de lectura.
Gabriela Cabezón Cámara

Título: El lecho
Autor: Esteban López Brusa
Editorial: EME (Estructura Mental a las Estrellas)
Colección: Fin de lo mismo

DESCARGAR

Contratapa: La historia de El lecho transcurre en un día, y en un año. Daniela se mueve por la ciudad con dos bebés. La transportan autos cuyos conductores desconoce. Cien pesos y algunos pañales es con todo lo que cuenta. Hay una tarea y una recompensa: cuidar a la niña a cambio de cosas para recuperar lo que se perdió. Pero esos son términos del cálculo, ajenos al vitalismo de una adolescente.
El lecho podría contarse en un par de escenas: a orillas de un río barroso un grupo de chicos pesca restos que bajan con el agua, el asiento de un auto, la puerta de una heladera; solo Daniela parece temer a un cuerpo que fl­ote y aparezca entre las chapas. En las calles que conducen al barrio se montan piquetes que consiguen vaciar camiones; más adentro, las mujeres se organizan alrededor de la cooperativa. Es un mundo sin hombres, o indiferente a ellos. Amigas y madres, mujeres exuberantes, desesperadas, funcionarias compasivas. Esteban López Brusa no hace de mujeres y niños los sobrevivientes de una tragedia, sino el desplazamiento de una experiencia que nunca está donde los hechos pretenden preverla. Una novela pobre; allí cada lengua social no tiene más remedio que obrar con su palabra el término preciso de otra, siempre que algo igual al cielo cae.

Título: Indeleble
Autora: Paula Tomassoni
Editorial: EME (Estructura Mental a las Estrellas)
Colección: Fin de lo mismo

DESCARGAR

Indeleble es una historia que se teje con dos agujas. Va tramando así dos tonos, dos versiones que corren a su vez en paralelo y desembocarán en un mismo hecho trágico. Las líneas de la novela –una en pasado, la otra en presente– forman un lazo. Un lazo arrojado a la historia, con la fuerza de un boomerang, y que siempre atrapa y afecta a los mismos. Las huellas que quedan, en este caso, son de la crisis del 2001. Y hablar del 2001 es como hablar, no de un pasado superado, sino de un presente por venir. De un latigazo, pareciera, que puede retornar con la pulsión de lo inevitable.
El talento de Paula Tomassoni no sólo resuena, como en sus libros anteriores, en la capacidad por construir voces cercanas, reconocibles; no sólo destella en el humor sutil o en la mirada crítica; también se re­fleja en la plasticidad de una prosa que avanza organizada por una estructura que se anudará en un punto para buscar, con la violencia del lazo, un cuerpo para someter y castigar. Es decir, el cuerpo de los más débiles.
Hernán Ronsino

Título: Magdalufi
Autora: Verónica Sánchez Viamonte
Editorial: EME (Estructura Mental a las Estrellas)
Colección: Fin de lo mismo

DESCARGAR

Un abuelo y sus nietos pintan con corcho quemado sus rostros, a la manera de guerreros magdalufis, y bajo los humos del sahumerio se preparan para ese combate de fantasía que vive en el corazón de los niños. Pero la pícara fantasía desborda al juego simplemente para darse por vencida y convencernos de que por sí misma no alcanza. Es parte de una voz mayor que escribe lo que tiene a mano sobre la biología de su propia historia. Así se construye –se ha ido construyendo- una persona, en ese abismo que, como el horror, arranca de la mudez y exige ir encontrándole palabras. Pero, ¿qué edad tiene esta narradora? Muchas, todas las que aparecen en cada uno de los pasajes y hacen justamente a su singularidad. Una voz, una sensibilidad niña y adulta se expresa, y con ella los temores, las alarmas, la perplejidad, los estremecimientos, en un registro de percepciones que potencian su fuerza expresiva fragmento a fragmento, letra a letra. A la manera de la historia que narra, maravillosamente el libro nos constituye con un gesto secreto y visible a la vez: al fin seremos menos un lector de literatura que un lector de la vida. La literatura lo ha hecho posible. Atravesar ese límite grueso es dar el gran paso. Verónica Sánchez Viamonte encontró las palabras. Hasta allí llega Magdalufi. Va a mostrarnos que se puede decir incluso lo que no sabemos o no pudimos decir, y seremos testigos de un mundo cercano, íntimo, el real, sensiblemente humano y amoroso. ¿Hay algo que no sea amor en este libro? Dejemos que el texto hable en nuestros propios cuerpos.
Esteban López Brusa

Título: Presa. Un decálogo del caso Milagro Sala
Autorxs: Diego Tatián, María Pia López, Elizabeth Gómez Alcorta, Estela Díaz, Esteban Rodríguez Alzueta, Ileana Arduino, Mariano Pacheco, Ezequiel Lopardo, Julián Petrulevicius, Melina Gaona, Agustín Arzac, Verónica Stedile Luna
Editorial: EME (Estructura Mental a las Estrellas)
Colección: Plan de Operaciones

DESCARGAR

“¿Y si es inocente por qué no sale?” La pregunta, tantas veces oída con incredulidad y paciencia, formulada por el sentido común -que puede ser cualquier cosa menos, él mismo, inocente- acicateó el deseo de hacer este libro. Una y otra vez, durante más de 560 días desde el 16 de enero de 2016, esa pregunta fue el escollo donde naufragaban las discusiones. No es fácil responder a la demanda ansiosa, facticista y vigilante que la promueve, porque para disponernos a hablar partiendo de ese punto es necesario hacer transitable una distancia que se presenta como un campo minado de eso que hoy llaman grieta.

Título: La máquina de la inseguridad
Autor: Esteban Rodríguez Alzueta
Editorial: EME (Estructura Mental a las Estrellas)
Colección: Plan de Operaciones

DESCARGAR

“La máquina de la inseguridad”, el libro de Esteban Rodríguez Alzueta, se lee y se proyecta. Cada capítulo muestra piezas, engranajes, ensambles aquí, pero también las juntas que no encastran, líneas de fuga posibles, fisuras. El concepto de artefacto es un GPS perfecto para recorrer un texto en el que las más variadas expresiones coyunturales del conflicto asociadas a la seguridad aparecen enlazadas con lo más granado de la teoría social y la filosofía pero también con el refranero popular, el rock y el cine, en parejas que causan sensación. Mis preferidos: Divididos y Albert Einstein; un refrán de su abuela con Mao, un apoyo teórico en Tarrow y Tilly con Buster Keaton.
El texto porta una politicidad refrescante para debates encallados entre el fascismo letal y una izquierda que incluye a todo el progresismo encaprichada en negar la importancia del tema, a las profesiones de fe según quien esté a cargo, o peor aún, apostando a una abolición que no llega y nos tiene eternamente en cuanto peor, peor. La máquina se puede asaltar por capítulos, al calor de las impredecibles vueltas que la agenda de seguridad, siempre en modo montaña rusa, plantee en la militancia territorial, en el debate legislativo, en la discusión mediática y/o en la diatriba académica.
Propone dar “pequeños pasos sobre el sentido común, buscando construir nuevas expectativas, sacudir los estratos obsoletos de la sociedad, construir clisés a la altura de las grandes audiencias”, algo que logra sin simplificar ni subalternizar, apuesta a la inquietud antes que a la imposición. “Yo escribo pensando en mis tías favoritas (…) imágenes fantásticas de la gente común”, dijo Christhie, a quien el texto reconoce y aunque es más explícitamente gramsciano, este texto logra ese tono. Como bien señaló María Pía López en su presentación del libro, posee musicalidad, tiene ritmo, nos lleva.
Ileana Arduino